Portada del disco de The Love Depression

The Love Depression. Venezuela tiene fuzz

Siempre recuerdo con nostalgia esa época vital de descubrimiento en la que miles de estímulos musicales te golpean de forma imprevisible y todo sabe a nuevo. Nada puede igualar a escuchar por primera vez London’s Burning y sentir como te elevas por encima de la mediocridad de sus radiofórmulas. De repente eres el rey del mambo, aunque sea en el pequeño mundo de tu habitación adolescente. Con el tiempo esa sensación se diluye y el bagaje te vuelve menos impresionable por lo que dar con una alguna nueva joyita que te vuelva hacer vibrar en consonancia con el universo se suele convertir en motivo de fiesta. Hablemos de The Love Depression.

Los sesenta son una década de agitación y revolución en lo cultural, también en Venezuela. Grupos como Los Impala serán pioneros en una escena que vivirá su mejor momento entre 1964 y 1970 con el surgimiento de grupos como Los Darts, Los Claners, 007, Los Holiday’s, Los Bonnevilles o Ladies W.C. En este contexto se forma The Love Depression, power trío que en su breve andadura dejarán un largo de nombre homónimo convertido en disco de culto entre los amantes de la psicodelia más garajera. El disco es una colección de versiones a tope de fuzz que beben del hard rock, la psicodelia, el blues y el soul. Suena imperfecto y primigenio, pero a la vez suena con el romanticismo de lo hecho con el corazón. Covers como When a Man Loves a Woman o el A Whiter Shade of Pale (Whiter Shade en el disco) suenan profundamente emocionantes. Además de las versiones, el disco abre con el único tema original de la banda: Gon’na Ride; la joyita que desde hace unas semanas reproduzco en bucle con emoción adolescente. ¡A gozar con The Love Depression!