Retrato de Juan Tall

Atlántico – Tall Juan

Atlántico de Tall Juan es uno de los cartuchos musicales que mejor sabor de boca me ha dejado en este 2020. Un disco perfecto para el año del confinamiento, que me ha permitido viajar sin moverme del salón y sentir la brisa del mar en plena Alcarria.

la sal y el viento a gusto hoy
en el momento justo hoy
le pegan en la cara
el cuerpo bajo el agua
y estamos todos juntos hoy
Rocío, Juan Tall (2020)

Desconocía la existencia de este artista cuando Paloma Borbone pinchaba It’s true (Why not?, 2015) en su sección “Melodías Funtasticas” del favoritisimo programa de Radio 3 “El Sótano” de Diego RJ, un tema de dos minutos con sabor a punk rock ramoniano a base de guitarra acústica que nada hacía presagiar lo que me iba a encontrar al acercarme al resto de su obra y más concretamente a este Atlántico.

Tall Juan es punk en esencia pero su sonido está por encima de cualquier etiqueta. Desde sus primeras referencias allá por el 2014 y hasta el presente Atlántico, encontramos una colección de canciones que suenan a muchas cosas. Olden Goldies (2017) su primer larga duración (largo por decir algo, 15 temas en 33 minutos), es una muestra perfecta del ecléctico mundo referencial del artista en el que un tema punk rock como Time Bomb puede dar paso a Take Your Time, una preciosa canción pop que pone broche al disco.

Y si en el pasado Tall Juan partía de San Antonio de Padua rumbo Queens, ahora deshacemos el camino en un viaje sonoro que nos devuelve al hemisferio sur con Atlántico, un trabajo con el que el artista se propone reivindicar la herencia sonora de la música africana en el folclore argentino y que se traduce en un cocktail de ritmos que nos lleva de la samba al beat, del ska a la cumbia y del reggae a la bossa en una invitación al baile lento y a la contemplación. Y sí, también tiene algo de punk: 8 canciones en 22 minutos y ya está.

El disco abre con Rocío una preciosa balada que bien sirve de presentación de todo lo que viene a continuación y que da paso a Don’t Come versión a ritmo de ska de No acabes del grupo argentino Sumo. Atlántico, es otra evocadora e intimista balada con sabor a salitre que pone de manifiesto el espacio físico que separa los dos continentes que el autor reivindica en este trabajo. Otra versión es Irene de Caetano Veloso donde el tropicalismo se da la mano con la faceta más underground del artista. El Mar es un tema reggae para dejarse llevar seguido de una breve pieza instrumental que da paso a Los Chicos un tema de corte más cercano a la balada rock pero que funciona a las mil maravillas. A modo de epílogo una breve tonadilla de piano que te dibuja una sonrisa en la cara mientras vuelves a poner Rocío y empiezas otra vez.

No dejes de escuchar a Tall Juan.