Detalle del cartel del documental Another State of Mind

Another State of Mind

En 1982 dos jóvenes bandas de la escena punk angelina, Social Distortion y Youth Brigade, se embarcan en su primera gira internacional. Un viaje de seis semanas por diferentes ciudades de EEUU y Canadá. Una odisea juvenil en la parte de atrás de un autobús oxidado, que Peter Stuart y Adam Small tuvieron la buena idea de documentar.

Hitch a ride on the wild side,
It’s real hell on wheels.
There’s gonna be a fight tonight, I know.
Another city we can’t find,
Another city left buried behind.
As I picture her, the cities burn away.

La gira promovida desde Better Youth Organization, sello fundado por los hermanos Shawn y Mark Stern de Youth Brigade, pretendía ser una declaración de principios y un ensalzamiento del valor del punk como medio de expresión y refugio de miles de jóvenes que se sentían abandonados por el sistema. Por ello la cinta no es unicamente un impagable testimonio de los primeros y caóticos pasos de dos bandas de la escena que han transcedido como dos grandes referentes del género. También es el retrato de una juventud que encuentra su razón de ser dentro de una cultura propia. Algunos testimonios recogidos en la película son verdaderamente sobrecogedores y muestra de que el NO FUTURE fue una ralidad para muchos jóvenes.

Another State of Mind es un ejemplo del «hazlo tu mismo» en todos los sentidos. Un viaje en precario que comienza en Los Ángeles y culminará en la mítica Dischord House de los Minor Threat. Una buena dosis de caótico punk, slamdance y algún que otro altercado. ¡Qué forma de pasar un buen rato oiga!

Y un libro

Llegué al documental Another State of Mind durante la recomendadisima lectura Nuestro grupo podría ser tu vida (Michael Azerrad, 2001) editado por Contra Editorial en España y que profundiza en toda esta escena underground a través de sus bandas.